Cuaresma: itinerario de conversión

charla cuaresmal 2017El martes pasado, en el nuevo salón parroquial, nuestro párroco D. Eugenio Hernández impartió una charla cuaresmal que podríamos resumir con el titular de este artículo: “Cuaresma: itinerario de conversión”.

Comenzó D. Eugenio citando el Evangelio del domingo pasado, Jn, 9,1-41, en el que Jesús cura a un ciego de nacimiento enviándole a lavarse a la piscina de Siloé y recordándonos como Él sale a nuestro encuentro… “la comunidad necesita que nos ayudemos unos a otros, a veces uno no sabe y necesita que le invitemos y le ofrezcamos la Palabra del Señor…”

También nos recordó que el agua (como en la piscina de Siloé) es el signo de nuestra resurrección, de nuestra limpieza. Así como sin agua no podemos subsistir, sin la acción del Espíritu Santo tampoco. Tanto el agua como el Espíritu Santo se adecuan a nuestras necesidades. En el caso del Espíritu Santo, por ejemplo, da humildad al orgulloso, paciencia al colérico…

Así pues, toda la Cuaresma es encontrarse con Cristo, para morir con Él y resucitar con Él. Es una invitación a transformar nuestra vida, dar muerte a nuestra debilidad y al pecado y a resucitar con Cristo. “Jesuscristo es la luz del mundo, tenemos que perder la ceguera”.

La fe es descubrir a Jesús a través de ese encuentro personal e íntimo, si no hay ese encuentro la fe no prende.

D. Eugenio nos llamó a confiar en el Señor, a convertirnos, y para seguir ese itinerario de conversión que es la Cuaresma nos ofreció tres instrumentos:

Oración: para abrirnos al señor y entrar en contacto con su Palabra y su bondad y adecuarnos a su voluntad como forma de vida.

Abstinencia: de todo aquello que nos aparta de Dios, no solo de comer carne, sino de practicar el mal, de la rebelión contra Dios y del desprecio por los hermanos.

Ayuno: Para debilitar mi cuerpo, mis deseos, mis pasiones y así poder entrar en contacto con el Señor.

“Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida.” Jn, 8,12

Programa de Cuaresma y Semana Santa 2017

portada-programa-cuaresma-2017

 

«La Palabra es un don. El otro es un don.»

“La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios de todo corazón, a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor.

La Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia.

La Palabra de Dios es una fuerza viva, capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. Cerrar el corazón al don de Dios que habla tiene como efecto cerrar el corazón al don del hermano”.

Del Mensaje para la Cuaresma 2017 del Santo Padre Francisco.

Captura de pantalla 2017-03-06 a las 16.54.11.png

 programa-semana-santa-2017

Pregón de Semana Santa de Triana 2016 – Juan Manuel Labrador Jiménez

D. Juan Manuel Labrador Jiménez pregonó la Semana Santa de Triana de este año en nuestro templo parroquial el pasado miércoles 9 de marzo. Licenciado en Periodismo por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, periodista, escritor y poeta y con intensa experiencia y gran número de méritos ya acumulados en su juventud, comenzó su pregón, La margen derecha de la Pasión, dedicándolo a la memoria del periodista Fernando Carrasco, pronunciando la protestación de fe: “Así lo creo, lo confieso, lo prometo y lo juro” y brindándoselo con un bello poema a la Virgen de la Esperanza, Reina, Madre y Capitana de Triana.

Todas las Hermandades de Penitencia de “la margen derecha de la Pasión” sevillana se vieron reflejadas en este discurso:  San Gonzalo, El Cachorro, Las Cigarreras, La Esperanza, La O, Pasión y Muerte y La Estrella y, también las que en su día se fundaron en Triana y que esta no las olvida: Los Gitanos, San Benito y las Aguas.

Con unas palabras y un bello poema a Nuestra Señora de la Salud, de la Hermandad de San Gonzalo, que va a ser canónicamente coronada en 2017, y a Nuestra Señora de la Esperanza, que si Dios quiere volverá a salir en la madrugada del Viernes Santo, concluyó este joven trianero del barrio León su precioso Pregón de la Semana Santa de Triana.