El perdón y la misericordia en las charlas cuaresmales

Jn, 19-23

Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, lasa puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo. “La paz con vosotros.”

Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor: Jesús les dijo otra vez: “La paz con vosotros. Como el Padre me envió también yo os envío”. Dicho esto sopló y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.”

Con la lectura del Evangelio de Juan, de la que mana la reconciliación, el perdón de los pecados, comenzó D. Eugenio Hernández, nuestro párroco, la segunda de sus charlas cuaresmales, cuyo objetivo fue hacernos reflexionar sobre la penitencia y el credo.

El vínculo entre ambos, sacramento de la penitencia y profesión de fe está en que para que el sacramento produzca frutos se necesita la fe. También se necesita el arrepentimiento y un deseo de vivir con el Señor para obtener la gracia divina por la que obtenemos el perdón y la paz.

D. Eugenio nos fue desgranando las particularidades de este sacramento, los requisitos para recibirlo, la confesión en casos especiales, la fórmula, palabras que pronuncia el sacerdote y la respuesta del penitente: amen, así lo creo.

Subrayó que la penitencia ha de ser contemplada bajo el amor de Dios y también comentó lo reacio que está actualmente el hombre a acercarse a recibir este sacramento.

Por otra parte, D. Manuel de Azcárate,  vicario parroquial, enfocó su charla cuaresmal en la misericordia.

Comenzó haciéndonos reflexionar con este fragmento de la Lectura del Profeta Isaías, 58,1-9a:

“…

-¿Para qué ayunar si no haces caso? ¿mortificarnos si tu no te fijas?

– Mirad: el día del ayuno buscáis vuestro interés y apremiáis a vuestros servidores.

– Mirad: ayunáis entre riñas y disputas dando puñetazos sin piedad. No ayunéis como ahora, haciendo oir en el cielo vuestras voces. ¿Es ese el ayuno que el Señor desea para el día en que el hombre se mortifica?, mover la cabeza como un junco, acostarse sobre saco y ceniza, ¿a eso lo llamáis ayuno, día agradable al Señor?…”

Nos habló D. Manuel de que muchas veces, sin pretenderlo, incluso en nuestra propia familia, podemos convertirnos en opresores de los otros, en lugar de conseguir la libertad que nos ayude a hacer felices a las personas que tenemos en  nuestro entorno y a tener paz en nuestras familias.

Nos ayudó a reflexionar sobre lo que Dios quiere para nosotros, que es que vivamos felices, pues Cristo resucitó para nuestra justificación y para nuestras esperanza.

Nos invitó a confiar en Dios, a no tener miedo de Él, pero sin adaptar un “Dios a mi manera”, a ser humildes aceptando nuestra debilidad ante la grandeza y la misericordia de Dios.

Nos dio la clave para acercarnos a Dios, la oración profunda y espiritual, que tampoco hay que complicarse mucho en como hacerla. Es la oración que brota del corazón la que hace que Dios esté en nosotros y nos volquemos a los demás, la que sale a la caridad.

Como ejemplo, nos describió la mirada de Jesús: nunca con indiferencia o con odio y sí con ternura, con cariño, con indignación y pena (a los fariseos) y con compasión (a los enfermos).

Su charla sobre la misericordia la cerró revelándonos cual es la gran enemiga de la misericordia, la que no nos deja vivir, la mala hierba que hay que erradicar, la que no permite que pidamos perdón a nadie por nada, ni siquiera a Dios: la soberbia. Y también nos dijo como combatirla: con la humildad.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s